lunes, 7 de abril de 2014

Por eso es más que baloncesto



En los últimos años, sobre todo en esta última temporada, se ha especulado mucho sobre la situación del triángulo de amor/odio entre Pau Gasol, Kobe Bryant y Los Ángeles Lakers: ¿Está "The Black Mamba" acabado? ¿Y el de Sant Boi? ¿Era el tanking el verdadero y único objetivo de la franquicia californiana? ¿Se marchará definitivamente Gasol de L.A.? ¿Reconocerán de una vez la extrema incompatibilidad de la actual plantilla con el estilo de juego del entrenador Mike D'antoni?




Lo primero es lo primero; en mi opinión creo y espero que Pau, por fin, se marche esta temporada. Profesionalmente es la mejor elección que puede tomar, de hecho debería ser la única. Los Lakers, por mucho que me pese a mí y a cualquier seguidor de la franquicia dorada, no va a aspirar a nada, a nada de nada. ¿Culpables? solo uno, sin quererlo ni beberlo, Kobe Bryant. La mamba negra es el cáncer del equipo, y el no tiene la culpa, pero en los despachos no son capaces de ver más allá de su gran estrella. Kobe no está acabado, ni mucho menos, pero se acabó eso de verle jugar más de 35 minutos por partido, varios partidos seguidos y olvidaros de numerazos de jugador franquicia. Le pasó a Jordan, le pasó a Iverson, le pasó a Shaq y le va a pasar a Kobe, que aún está por ver si vuelve; no lo descarto.




El día que Kobe se retire, o se vaya de los Lakers (algo muy poco probable), apuesto a que la franquicia púrpura tarda menos de tres temporadas en volver a la élite. Porque es su sitio, porque cualquier jugador se frota las manos solo con pensar en hacer historia en unos de los equipos más míticos de la mejor liga del mundo. Así que fans de los Lakers, podéis estar tranquilos, al tiempo que Kobe se vaya, otro grande vendrá a ocupar su lugar y devolver a los Lakers al lugar que les corresponde, de hecho podría llegar este verano.




Respecto a Pau, además de la misma situación de veteranía, lesiones, etc; si quiere optar a un último anillo, se irá, si valora su amistad con Kobe, se quedará. Ojo, que Kobe puede ser el cáncer de los Lakers, pero todo lo que ha conseguido Gasol hasta ahora se lo debe(mos), en parte, a Bryant. Desde que E.T. llegara a la costa oeste, Kobe se convirtió en escudero, defensor, abogado y sobre todo amigo de Pau. Ya no se las decenas de veces que le he visto defendiéndolo ante la prensa, dando la cara por el ante los medios, luchando contra viento y marea para que se quedara. Si no es por Kobe, Gasol llevaría fuera de la franquicia californiana un par de temporadas. Por eso Pau (y muchos/as españoles/as) estamos en deuda con Kobe, y viceversa. Donde estarían esos dos anillos si la mamba negra no hubiese tenido a Gasol a su lado. 





















Por eso, si el de Sant Boi piensa con la cabeza, se irá, y muchos nos alegraremos. 

Por eso, si el de Sant Boi piensa con el corazón, se quedará, y aunque no nos guste, nos alegraremos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada